CASA PINCE

CASA PINCE

CASA PINCE

Historia

CASA PINCE

OUR HISTORY

CASA PINCE,emblemático restaurante de alta calidad de Barcelona, dejó una huella significativa en la ciudad. Reconocida por su refinamiento, introdujo la innovación de ofrecer comida para llevar y contaba con una tienda de comestibles de gran calidad.

A pesar de ser diferente del típico restaurante, que sólo sirve banquetes por encargo, tuvo tanto éxito que los Pince decidieron comprar la casa entera en la esquina de Rauric y Ferran.

El lugar fue elegantemente decorado en 1905 por el arquitecto Joan Alsina, lo que le valió el reconocimiento. Aunque cerró debido a problemas financieros,
Casa Pince sigue siendo recordada por su distinción y calidad.

Fundado por el francés Jean Pince y su esposa Catalina Ros, rápidamente ganó prestigio entre las clases adineradas, destacando por su innovación gastronómica. El restaurante acogió distinguidas veladas de los poderes de la época, desde eventos consulares hasta homenajes a artistas.

El arquitecto Joan Alsina, colaborador de Antoni Gaudí en las obras del Palau Güell, decoró el local, ganando el premio al mejor establecimiento diseñado en 1905.

El arquitecto Joan Alsina, colaborador de Antoni Gaudí en las obras del Palau Güell, decoró el local, ganando el premio al mejor establecimiento diseñado en 1905.

Su refinamiento se reflejaba en detalles como las copas de bacará de cristal, los manteles de Lyon con el nombre del establecimiento y los menús ornamentados sobre seda natural. Catalina, quien participaba activamente en la gestión del negocio, demostraba ser creativa y enérgica. Fue ella quien ideó la más eficaz: justo después de la misa de mediodía en la cercana iglesia de Sant Jaume, preparaba su famoso pollo aliñado con una salsa inventada por Pinch. Luego dejaban que el humo se dispersara para que el delicioso aroma captara la atención y estimulara el apetito de los burgueses y aristócratas locales.

Aunque el cierre exacto se pierde en la historia, el patrimonio de la Casa Pince perdura como un brillante capítulo de la rica tradición gastronómica de Barcelona, fusionando la elegancia culinaria con la excelencia arquitectónica en
n momento cumbre del siglo XX.